Juan Veloz, fotógrafo

En Foco / Creativos Destacados
Juan Veloz
1136015245
Christina Nwabugo
sept. 17, 2019
La directora de arte Christina Nwabugo nos presenta a Juan Veloz, un fotógrafo con una increíble proyección. Conocido por sus retratos diversos y eclécticos de la comunidad dominicana de Brooklyn, Nueva York, Veloz se alimenta de su propia experiencia como dominicano para inspirar sus proyectos fotográficos y hacer de ellos un medio de autoexpresión y un espejo de su identidad cultural. Por las características de los temas que toca y por su calidad artística, Veloz se ajustaba perfectamente a nuestra colección Nosotros. Criado en un barrio multicultural de la ciudad de Nueva York, Veloz no ha podido olvidar a esos vecinos de su infancia que eran totalmente invisibles de cara a los medios y la publicidad, y por ello con sus retratos ha querido dar rostro a su comunidad poniendo el foco en temas que permitan representar la igualdad, la unidad y, lo más importante, la individualidad.
Siento que si alguien cuestiona mi identidad, se debe a su falta de conocimiento. La gente tiene que saber que se puede ser negro, latino y otras muchas cosas más a la vez.
[Christina Nwabugo]: El sentimiento de comunidad suele tener mucha importancia en el espacio fotográfico, ¿cuándo descubriste que pertenecías a una comunidad fotográfica y que compartíais una misma misión visual?
[Juan Veloz]: Diría que fue recientemente; al hacer una campaña para Nike en la que participaron algunos fotógrafos dominicanos increíbles, contacté con muchos fotógrafos latinos. Y la verdad es que fue muy bonito ver ese sentimiento fraternal entre desconocidos y que todos teníamos un mismo objetivo: crear sin parar mientras contamos una historia auténtica.
[CN]: Hablando de historias, ¿qué es lo que más te gustó del ensayo fotográfico que hiciste sobre los bailarines?
[JV]: La unidad narrativa en la forma y en el fondo era el objetivo principal del ensayo fotográfico de los bailarines. Crecí amando la danza y, como homenaje a mi memoria sentimental, pensé que era adecuado incluir bailarines en la serie Nosotros.
[CN]: ¿Quién es tu fotógrafo y cineasta latino favorito?
[JV]: Tengo una larga lista con diferentes fotógrafos y cineastas latinos. Me gusta Olmo Calvo, Alberto Vargas, Renell Medrano, Cheril Sánchez y muchos más. Una cosa que suelen tener en común estos fotógrafos es que todos trabajan sin artificios y en sus obras puedes ver esa mirada honesta.
[CN]: ¿Sientes que se cuestiona tu identidad porque te identificas como negro y latino?
[JV]: Cuando estaba creciendo, quizá sí. Ahora siento que si alguien cuestiona mi identidad, se debe a su falta de conocimiento. La gente tiene que saber que se puede ser negro, latino y otras muchas cosas más a la vez.
[CN]: ¿Qué recuerdos tienes de tu infancia a ese respecto?
[JV]: En la infancia me sentía diferente. Mi hermana y yo siempre fuimos cuestionados por otros chicos porque no nos ubicaban bien dentro de un grupo definido. Entre dominicanos, es raro que te identifiquen como negro. De hecho, yo siempre me sentí solo dominicano hasta que comencé a hacer mi propia investigación y me miré en el espejo. Hoy me reconozco como negro y como hispano, pero la gente aún se asombra cuando me escucha hablar español.
Creo que hemos olvidado la educación que nos dieron, y quiero mantener a los jóvenes actualizados sobre nuestras tradiciones. Conocer tradiciones positivas y documentarlas perpetúa ese legado hecho por nosotros y para nosotros.
[CN]: Y dentro del mundo latino, ¿a dónde te gustaría viajar? ¿qué nuevos temas quieres enfocar?
[JV]: Me encantaría ir a Nicaragua. La familia de la madre de mi mejor amiga, Preshous, que también es afrolatina, es de allí. Y me gustaría conocer a sus parientes y, con suerte, crear un proyecto en la línea de mis trabajos; es decir fotografiarlos siendo ellos mismos viviendo momentos auténticos de su día a día.
[CN]: En tu caso, el proceso de crear imágenes comerciales positivas de tu comunidad comienza por conocer cómo esas personas se ven a sí mismas dentro de las estructuras sociales y culturales. ¿Qué es lo que principalmente te mueve a poner el foco en los temas que tratas?
[JV]: Intento destacar los valores de las generaciones anteriores de nuestra comunidad. Creo que hemos olvidado la educación que nos dieron, y quiero mantener a los jóvenes actualizados sobre nuestras tradiciones. Conocer tradiciones positivas y documentarlas perpetúa ese legado hecho por nosotros y para nosotros.
[CN]: ¿Qué consejos les darías a los artistas emergentes que quieren contar historias sobre su herencia social y cultural?
[JV]: Les diría: crea para ti mismo. Nunca olvides tu "porqué" cuando estás creando. Es muy fácil descarrilarse y perder el horizonte con la avalancha de consumo y demanda de fotografías en las redes sociales, pero si uno permanece en su carril de creación seguirá avanzando y cosechando “éxitos” personales. En mí caso tuve que hacer mucho trabajo conmigo mismo. Escribí mis metas, las releí muchas veces; recé y le pedí a mi familia que rezará por mí. Es muy fácil quedar atrapado en las distracciones del camino y olvidar que necesitamos respirar profundamente y asimilar lo que nos rodea. No hay más secretos, simplemente seguir tu camino.
Vuelvo a mi caso personal: cuando entendí las tendencias que impulsan las redes sociales, sentí que era importante preguntarse dónde queda la familia en todo esto. Así que decidí documentar su significado.
[CN]: ¿Recuerdas cuál fue la primera vez que documentaste gráficamente a tu familia?
[JV]: Sí, claro, fue un retrato grupal que hice en el campo de Santiago, en la República Dominicana. La foto estaba llena de muchas generaciones y de mucho amor.
[CN]: ¿Qué es lo que te impulsa tanto en la vida como en tu trabajo?
[JV]: Siento que en estos últimos años encontré mi propósito. Estoy a gusto con lo que hago: encontré mi felicidad. Las mujeres de mi círculo son las que me influyen y me inspiran a diario. Abordo cada proyecto con amor y honestidad, y eso se lo debo a las mujeres que me criaron.

[CN]: Esta no sería una entrevista de Getty Images si no te preguntara por tu cámara preferida.
[JV]: Pues te diré dos: Canon 5D Mark III y Mamiya RZ67.
[CN]: ¿Y si hablamos de un paisaje?
[JV]:  Elegiría un campo bajo el sol. Los espacios abiertos con una potente luz natural me llenan de alegría.
[CN]: Los recuerdos son importantes. ¿Cuál es tu frase favorita en español?
[JV]: Mi abuela (Mónica Soriano) siempre dice “Con fe todo es posible”. Esa frase para mí tiene mucho significado.
[CN]: ¿Qué opinas de la colección Nosotros?
[JV]: ¡Nosotros es necesario! Muy necesario, especialmente ahora, que hay muchos artistas latinos emergiendo en todos los rincones de los Estados Unidos.
[CN]: Mientras hablamos con Juan, me viene a la cabeza que vivimos en una época en la que muchos investigan su identidad a través de su comunidad y que, en este sentido, proyectos como Nosotros transforman la manera de mirar y de representar la cultura latina en las imágenes comerciales. Y eso me lleva a mi última pregunta sobre las plataformas online y la autenticidad. ¿Cuáles son las claves para una representación genuina en el espacio comercial y narrativo?
[JV]: Yo creo que todo empieza por contratar a artistas de la comunidad y documentarse bien con la gente que forma esa comunidad. Para contar una historia real tienes que conocer el contexto. Las empresas y marcas tienden a compartir un pequeño problema a modo de “case” cuando piensan que están haciendo algo bien. Pero sus historias suelen estar contadas desde cierta distancia, en lugar de permitir que sea la gente local las que les ponga el acento. Y es que la mirada de la persona que esté detrás de la cámara importa mucho. Tanto, que lo cambia todo.
Lydia Whitmore, fotógrafa