La vida lagom: todo en la justa medida

Tendencias / Sostenibilidad
Westend61
1318048316
Gabrielle Pedro Fredrick
mar. 31, 2022
Velas. Mantas abrigadas. Sudaderas cómodas. Y una inapropiada cantidad de cojines en el sofá. Esta es mi idea de hygge, una palabra danesa que trata de definir la idea de una atmósfera hogareña acogedora, de bienestar, seguridad, satisfacción y confort[1]. Pues para complementar ese mundo hygge tan cálido, el término lagom se antoja perfecto. En este caso es una “palabra sueca utilizada para describir el estado ideal en el que nada es demasiado ni demasiado poco, cuando es lo suficiente para satisfacerte”[2]. Los países escandinavos son conocidos por ser los más felices del mundo, incluso durante la pandemia del COVID‑19[3]. Y en mi opinión, si la gente de un lugar se considera la más feliz a pesar de estar gran parte del tiempo a temperaturas bajo cero, ese lugar hay que tenerlo en cuenta.

¿Por qué es importante esto para las empresas? Las prácticas habituales de sostenibilidad como el reciclaje, el ahorro de agua y de electricidad también son lagom[4]. Y claro que esto puede ser muy cierto, pero muchas de las imágenes populares que se buscan en Getty Images tienden a basarse en tropos convencionales. Casi el 60% de las imágenes populares de sostenibilidad giran en torno al reciclaje que, aunque sea una práctica extendida, no es la única manera de ser ecológico. Y muchas imágenes populares son conceptuales y muestran la naturaleza y la vida vegetal o fuentes de energía alternativas de forma genérica. Pero más de la mitad de los estadounidenses solo compran a marcas que hagan un esfuerzo por respetuosas con el medioambiente, y además aquellos con ingresos más altos es más probable que den ese paso. Mostrar imágenes de prácticas lagom no solo puede presentar una representación diferente de una sostenibilidad que se salga de la norma, sino también demostrar el compromiso con prácticas que ayuden al planeta.
LAGOM y NATURALEZA
Si bien el estilo lagom ha sido admirado por ser el epítome del diseño minimalista escandinavo (te miro, Ikea[5]), una buena parte del concepto lagom está relacionada con la naturaleza. Mirando la belleza natural de Suecia, no es difícil adivinar por qué un buen número de sus habitantes pasan mucho tiempo al aire libre, incluso en el frío invierno (hola, auroras boreales). Pero como aprendí, la relación con el estilo lagom va mucho más allá de disfrutar de tiempo de calidad al aire libre. Según Iberdrola, “Lagom promueve una relación íntima con la naturaleza y fomenta la concienciación de nuestro papel como humanos para conseguir un planeta más sostenible”[6]. Entonces, ¿qué aspecto tiene el concepto lagom en un estilo de vida sostenible? Va más allá del minimalismo estético y las líneas limpias. El impacto lagom en el medioambiente es positivo. Tiene que ver con comprar menos, tirar menos y con usar lo que tienes, todas excelentes maneras de vivir de forma sostenible y al estilo lagom[7].
LAGOM y COMIDA
Visual GPS revela que después de reciclar, la gente cree que reutilizar, reparar o comprar de segunda mano es la segunda mejor manera de impactar positivamente en el planeta, lo que resulta una práctica muy lagom.
 
Incluso la dieta puede ser sostenible en clave lagom. Según Visual GPS, casi la mitad de los estadounidenses ya comen y compran de manera consciente alimentos que son buenos para ellos y sostenibles para el planeta. “Cuando se trata de comida, lagom significa todo con moderación. […] Las culturas nórdicas son conocidas por su dieta equilibrada que incluye cereales integrales, pescado y verduras. Pero tampoco dejan de lado las recompensas dulces con un café al mediodía y un bollito para el Fika, un ritual diario sueco para desconectar y cargar energía”[7].

Estos ingredientes se pueden comprar en mercados y tiendas locales para, además de apoyar a la comunidad y comercio local, contribuir a la conexión lagom con la naturaleza. “En Suecia es fácil encontrar y comprar alimentos orgánicos, y los suecos son muy propensos a recurrir a productos locales para apoyar a los pequeños negocios de su zona. Además, el transporte de alimentos de distribuidores no locales suele llevar más tiempo, y como resultado la comida pierde frescura cuando llega a la tienda. Este transporte de largo recorrido también contribuye a la contaminación, lo cual es un motivo más para animar a los suecos a comprar productos locales”[2].
LAGOM y ESTILO DE VIDA
Hay otras formas de practicar lagom y reducir nuestra huella de carbono viviendo de manera sostenible. ¿Recuerdas cuando la pandemia nos forzó a todos a repensar nuestras relaciones con la tecnología[8]? Todos buscamos hobbies que nos alejaron de nuestras pantallas: pastelería, artesanía, jardinería[2]…¿y sabes qué? Eso es muy lagom.  Rehabilitar el hogar en lugar de comprar uno nuevo, cultivar tus propias hierbas, reciclar muebles y reordenar el armario a lo Marie Kondo, es tan lagom como sostenible.
 
 Como nos dice nuestra investigación Visual GPS[9], el reciclaje es la principal vía que tenemos a nivel personal de contribuir a proteger el medioambiente, y casi 3 de cada 5 personas toman algún tipo de medida todos los días para reducir su huella de carbono. De hecho, el 88% de las personas en Estados Unidos practicaría un estilo de vida sostenible si les costara lo mismo o menos de lo que pagan actualmente, y es que la gente dice que la principal razón que les aleja de las prácticas sostenibles es que estas son demasiado caras. Y el estilo lagom nos muestra que quizá no sea así.
[1] The Little Book of Hygge: Danish Secrets to Happy Living (Meik Wiking)
[2] Living Lagom: A Swedish Guide to a Balanced Life (Maya Thoresen)
[3] The 20 Happiest Countries in the World (Forbes)
[4] The Scandinavian Guide to Happiness (Tim Bayborn)
[5] The Lagom Collection (Ikea)
[6] Lagom, The Swedish recipe for happiness (Iberdrola)
[7] What is Lagom? (Modern Cabin Living)
[8] Our Life Offline (Creative Insights, Getty Images)
[9] Visual GPS (Getty Images)
Navegando por la transición energética