Fuera de nómina

Tendencias / Bienestar
Klaus Vedfelt
1036148720
Rachel Brinton Matthews
jul. 11, 2019
‘Gana un dinero extra sin dejar tu trabajo’ Seguro que alguna vez has visto un anuncio con este mensaje tentador. De acuerdo con un estudio de Bankrate de 2018, cerca del 37 % de los estadounidenses ahora tienen una segunda ocupación, y algunos de estos ‘trabajos’ los realizan desde el cómodo sofá de su casa, así que no es de extrañar que gente de todas partes del mundo se quiera subir a ese carro. Y es que según Forbes, desde los blogs de viajes al reciclado de muebles, son muchos los hobbies que pueden darnos un suplemento económico.  

Hay una gran cantidad de cursos online enfocados a estos emprendedores de andar por casa, e incluso escuelas como la Side Hustle School que enseñan cómo convertir las ideas en un ingreso extra. Al ser de un generación que económicamente está peor situada que sus padres, muchos millennials buscan una ocupación paralela que les ayude a pagar su deuda con la universidad o para poder afrontar el alquiler de una vivienda. Y esto nos lleva a una conclusión, más que para dar rienda a una vocación, la mayoría de estos trabajos responden a una mera necesidad.

A simple vista, puede parecer que para mantener el nivel académico al tiempo que se pone en marcha un pequeño negocio hace falta la habilidad de un malabarista de circo. O directamente renunciar a cualquier tipo de vida social. Sin embargo, la flexiblilidad que ofrecen muchas actividades laborales paralelas hace que sea viable superponer tareas, habilidades y estrategias de trabajo colectivo, y que se pueda trabajar online desde cualquier sitio.

Si bien los ingresos, en general, son la motivación principal de los segundos trabajos, esta tendencia no se limita a las oportunidades financieras, y muchas personas se embarcan en ocupaciones extra para llenar una parcela, bien sea artística o de otro tipo, que su trabajo habitual no satisface. Convertir una pasión personal en un trabajo a menudo puede tener también recompensas monetarias, pero para muchos es simplemente una forma de expresión, y como instructora de yoga a tiempo parcial doy fe de ello.
Vuelven los carbohidratos